Delmira Agustini, sensualidad y erotismo de una época pasada que a la fecha empodera

Lanzamientos

La poeta uruguaya es revisada y recuperada en la antología realizada por el sello Vísceras Editorial, de mano de la plaquette Las coronas, en un proyecto financiado por el Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, Convocatoria 2021, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Chile.

Por años, las obras escritas por la poeta uruguaya Delmira Agustini (1886-1914) fueron leídas bajo la lente del episodio trágico de su muerte. Tenía 27 años cuando en la cúspide de su carrera literaria perdió la vida a manos de su exesposo en lo que se tildó de “pacto de amor” cuando fue nada más ni nada menos que un femicidio.

Pero Agustini es mucho más que este hecho y dar a conocerla es el propósito de la publicación de esta antología poética, inédita en Chile. “En Delmira Agustini encontramos una fuente de poder femenino”, comenta Ana Baeza, escritora y académica de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, quien ha investigado a la autora a cabalidad en el libro No ser más la bella muerta (USACH, 2012).

La académica presentará la selección poética Las coronas (Vísceras Editorial, 2021) este miércoles 27 de octubre a las 17h en el corazón de Santiago, en el Centro Social y Cultural Librería Proyección —San Francisco 51—, en el marco del proyecto financiado por el Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, convocatoria 2021, del Ministerio.

“En Delmira Agustini me interesó el tema del erotismo porque tenía la sensación de que había una cuestión clave. Y esto es que la sensualidad y el erotismo te empoderan”, explica Baeza y añade que “precisamente por eso la cultura Católica y el capitalismo las han censurado”.

Y es que la connotada poeta uruguaya resignificó la figura de la musa, parámetro para estereotipar la identidad y comportamiento de la mujer durante el siglo XIX y principios del siglo XX, a través de un lenguaje erótico y del deseo femenino plasmado en sus versos, lo cual permitió expresar la voz de numerosas mujeres, con diversos matices y lecturas, además de contravenir a los códigos tradicionales de su época.

“Leer a Agustini es un descubrimiento, un momento de encuentro y comunicación. Yo me remito a mi descubrimiento, a mi propia búsqueda en las estanterías de libros, de material escrito por mujeres. Un momento mágico. Socialmente, para la academia no tiene importancia ese acto íntimo de tu relación con un libro. El sistema educativo es violento en ese sentido con respecto a lo que es el aprendizaje en términos humanos. Me parece muy importante que finalmente se den las condiciones, que exista un interés, y esto tiene que ver con generaciones de lucha, de poder dar a conocer, seguir y profesionalizar nuestras necesidades como mujeres intelectuales”, afirma Baeza.

La iniciativa espera difundir en territorio chileno el trabajo escritural de la poeta, ante lo cual Baeza señala que “el aporte de esta literatura es recuperar una dimensión humana que se está perdiendo, porque si nosotros estuviéramos conectados con nuestra energía vital, con el erotismo, no podríamos vivir en una ciudad contaminada, por ejemplo”.

Anterior
Inédita antología de la poesía social del premio Pulitzer norteamericano Carl Sandburg
Siguiente
Lanzamiento «Esteroides» de Felipe Acuña Lang

Artículos relacionados

Menú